Puedo negarme a poner ascensor

¿Puedo negarme a poner ascensor en mi comunidad? 2022.

Maria Flores — martes, 30 de noviembre de 2021

¿Puedo negarme a poner ascensor? Esta es una de las preguntas más frecuentes cuando de convivir en un edificio se trata.

Generalmente, las personas que se niegan a gastar dinero en la instalación de un ascensor son debido a que les parece excesivo pagar una derrama por ello o porque viven en planta baja y les parece innecesario.

Evidentemente, este es uno de los problemas más comunes entre la comunidad de un edificio. Pero, ¿hasta qué punto puedo negarme a poner ascensor? ¿Debe existir una mayoría para decidir esta instalación?

¿Cuáles son los requisitos para la instalación de un ascensor?

Según la ley, es importante dar prioridad a aquellas obras que supongan una mejora en cuanto a la accesibilidad.

Por ello, para que la instalación del ascensor se lleve a cabo es necesario que en la junta de vecinos se logre una votación por parte de la mayoría simple de los propietarios: la mitad más uno que, es decir, que representen la mayoría de las cuotas de participación.

Si de ser así, todos los propietarios sin excepciones deben pagar la instalación del ascensor en dicha comunidad como parte de la cuota de participación. Entonces, ¿esto quiere decir que no puedo negarme a poner ascensor en mi comunidad?

Realmente sí puedes hacerlo, de hecho, si no se llega a un acuerdo mayoritario las personas interesadas se ocupan de todos los gastos que conlleve la instalación y por ningún motivo pueden exigir la derrama a los demás propietarios. Por lo que sí puedo negarme a poner ascensor y los demás sí pueden poner ascensor sin la mayoría requerida.

Consecuencia de no votar a favor de la instalación

Si los propietarios dan inicio al proceso de instalación y una vez terminado, son solo ellos los que pueden usar y gozar del servicio del ascensor.

Por medio de una llave conferida a los que participaron monetariamente en la ejecución del ascensor estos podrán tener exclusividad de uso.

En caso de que uno de los propietarios disconformes, se retracte luego de terminado el ascensor, este puede obtener una llave siempre que pague el dinero que le corresponde, pasa lo mismo en el caso de que una persona nueva ingrese al edificio como propietario.

Soluciones a este desacuerdo vecinal 

  •         Dispensar del pago de la instalación y de los gastos del ascensor a los vecinos que se opongan.
  •         Exigir el pago de la instalación a los vecinos que no estén de acuerdo, pero eximiéndose del pago de los gastos por mantenimiento.

puedo negarme a poner ascensor

Ley 8/2013 de Rehabilitación, regeneración y renovación urbanas

Durante muchos años la pregunta de si puedo negarme a poner ascensor era un caso muy frecuente en los tribunales.

En el año 2013, surge la Ley 8/2013 de Rehabilitación, regeneración y renovación urbanas en la cual se estipuló la obligación de instalar un ascensor en los siguientes casos:

  1. Que lo solicite cualquier propietario “… en cuya vivienda o local vivan, trabajen o presten servicios voluntarios, personas con discapacidad o mayores de 70 años…”
  2. Que “… el importe repercutido anualmente de las mismas, una vez descontadas las subvenciones o ayudas públicas, no exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes”

En la primera premisa se puede apreciar que este cambio fue pensado para todas aquellas personas que ameriten el uso del ascensor ya sea por alguna discapacidad o por ser mayores de 70 años.

A pesar de que existían ya sentencias de este caso jurídico, no fue hasta el 2013 que el Tribunal Supremo sentenció dicha jurisprudencia y por consiguiente ya no habrá más interpretaciones diferentes sobre este tema legal y ahora ya no existirán más dudas porque sí puedo negarme a poner ascensor en mi comunidad.

Categorías a las que pertenece este artículo:

Si te ha gustado, comparte este artículo:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *