¿PUEDO DEFENDERME A MI MISMO EN UN JUICIO?

Lawyou — miércoles, 26 de diciembre de 2018

Aclaraciones sobre la representación propia en un juicio

¿Qué es la postulación procesal?

Cuando hablamos de postulación procesal en derecho nos estamos refiriendo a la capacidad procesal de cualquier persona, ya sea física o jurídica, que quiere incoar un procedimiento o intervenir en un juicio. Como regla general, para ello, todas las personas tienen la obligación de hacerlo mediante la representación de un procurador y la defensa de un abogado.

No obstante, no siempre es así, ya que los ciudadanos se  pueden representar a sí mismos en un juicio, y ser parte en el mismo sin abogado ni procurador, según se dispone en los artículos 23.2 y 31,2 respectivamente, de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que establece las contadas excepciones dispuestas en este sentido.

No obstante, incluso en estos casos previstos y autorizados por la Ley, nunca es recomendable incoar o personarse en un juicio sin contar con el asesoramiento de los profesionales.

¿Qué diferencia hay entre el abogado y el procurador?

La diferencia entre estos dos profesionales del derecho es que el abogado se encarga de defender al cliente, mientras que el procurador se encarga de representarlo.

En la práctica, el abogado lo que hace es dirigir la estrategia de defensa de su cliente, redactando la demanda y asesorándole a lo largo del proceso. La relación del abogado y del cliente viene determinada por un contrato de arrendamiento de servicios.  Es necesario que el abogado esté inscrito en un Colegio de Abogados como ejerciente.

Por otro lado, el procurador es el que representa al cliente en juicio, y se encarga  de hacer las notificaciones oportunas a tiempo. Hace de intermediario entre el cliente y el juzgado, para lo que recibe las comunicaciones del juzgado y se las entrega al abogado que defiende al cliente. Asimismo, se encarga de presentar en el juzgado las demandas redactadas por el abogado. El procurador también tiene que haber estudiado Derecho.

¿Qué es un poder para pleitos otorgado a favor del procurador?.

Para que un procurador pueda ejercer la representación de una persona, necesita que ésta le haya otorgado un poder para pleitos. Este poder es un documento a través del que la persona que va a ser parte en un proceso judicial autoriza al procurador para actuar en su nombre y representación ante los tribunales.

Existen dos tipos de poderes:

  • El poder notarial, como su propio nombre indica, es el que otorga un Notario. Este es el poder más frecuente y tiene un coste de aproximadamente 45 euros. Este poder tiene un carácter indefinido, por eso, el procurador en este caso podrá llevar a cabo las funciones que el poder le otorga de manera indefinida.
  • El poder apud acta, sin embargo, lo emite el funcionario judicial y no el notario. En este caso es gratuito, pero será únicamente válido para el pleito para el que se concede. Es decir, deberá renovarse cada vez que el cliente necesite representación procesal.

¿Necesitas asesoramiento legal?

Si tienes un problema y crees que tienes que ir a juicio, lo mejor es que no lo hagas tú solo y que te pongas en contacto con un abogado especializado. De este modo, te asegurarás que tu asunto se resolverá bien, con pleno conocimiento de la legalidad vigente y de las opciones más beneficiosas para tu caso.

Conoce a nuestros abogados/as de LAWYOU, te ayudarán

En LAWYOU contamos con abogados/as con muchos años de experiencia que te pueden ayudar o aportarte más información sobre la legislación actualmente aplicable y los futuros cambios. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para contarnos tu caso a través de nuestro correo electrónico info@lawyoulegal.com o, si lo prefieres, también puedes llamarnos al 602 226 895 .

Categorías a las que pertenece este artículo:

Si te ha gustado, comparte este artículo:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *