Delitos graves

Delitos graves en la legislación española 2022.

Maria Flores — martes, 11 de enero de 2022

En España los delitos según el propio código civil se clasifican en tres tipos: delitos graves, delitos menores graves y  delitos leves. 

En derecho, un delito es todo aquel acto u omisión que conlleva a una pena por parte de la ley. Tal como lo establece el código civil:

“Son delitos las acciones y omisiones dolosas o imprudentes penadas por la ley”.

Jurídicamente hablando, un delito es una infracción que contraría el ordenamiento jurídico y que, por lo tanto, altera el orden social. Para este tipo de actos dolosos o imprudentes se le atribuyen sanciones o penas dependiendo qué tan grave o menos grave es el delito.

Este artículo va dedicado a los delitos graves suscitados en el territorio español. 

¿Qué son los Delitos graves?

Para saber qué tan grave es un delito se tomará como indicativo la pena aplicable a la persona que cometió el acto. 

Este delito conlleva a una pena grave y la persona generalmente conoce cuáles son aquellas conductas que atentan contra la sociedad y la seguridad jurídica. 

Depende del delito cometido este será sancionado con una multa o con un castigo más severo como lo es ingresar a un recinto penitenciario o con ambas. 

Muchos de los delitos graves son ofensivos a los estándares morales de la sociedad. La finalidad de establecer condenas es para garantizar una seguridad a la sociedad y limitar los comportamientos inadecuados dentro de la misma. 

¿Cuáles son delitos graves?

  • Violación 
  • Secuestro.
  • Asesinato.
  • Incendio provocado.
  • Traición.
  • Tráfico de drogas. 

Delito Grave en el Código Penal

En España, los delitos mayores están regulados por el derecho penal. La legislación española considera a los delitos graves los que la ley evidentemente castiga con una pena mayor o grave. 

En caso de que la pena pueda incluirse tanto las infracciones (delito leve) y los que son los delitos mayores, se tomará como grave.

Delito grave y los sujetos implicados

Ya se ha dejado claro que cuando se trata de una pena grave como castigo al comportamiento del sujeto es porque se está en presencia de un delito grave. 

Durante la comisión de los delitos se encuentran algunos elementos que son parte fundamental para que el juez los clasifique como delitos graves. 

Delitos graves

En principio, un delito puede parecer menos grave, pero tomando en consideración las agravantes se termina clasificando como delito grave.

Ahora bien, dentro del delito se encuentra un sujeto activo o sujeto pasivo

Sujeto activo

El sujeto activo es la persona que comete el hecho punible y que es condenado por la ley a un castigo de pena grave. 

Es decir, el sujeto activo es quién conociendo la consecuencia de su acto comete un delito que es penado por la ley española. 

La pena que se le impone es proporcional a su acto u omisión y de lo grave que ha sido el daño. 

Sujeto pasivo

Si el sujeto activo es quien hace el daño, el sujeto pasivo es quien lo recibe, es decir la víctima del delito. 

A este sujeto pasivo se le lesionan los derechos individuales y por ende es la legislación quien amparará y compensarán a las víctimas de los delitos cometidos por el sujeto activo. 

Penas de los delitos graves

Las penas para todos los delitos graves pueden suspender los derechos por un periodo indefinido y abarca prisión de 5 años en adelante. 

Algunas de las penas graves según el Código Penal pueden ser:

Por lo tanto, las penas graves pueden ser:

  • No poder ejercer ciertos cargos de manera absoluta.
  • Prisión por un tiempo mayor a cinco años.
  • Inhabilitaciones que superen los cinco años.
  • Prohibición para acercarse a la víctima, buscarlo o tratar de comunicarse con ella o con personas cercanas, en un periodo mayor a cinco años.

Categorías a las que pertenece este artículo:

Si te ha gustado, comparte este artículo:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *