¿Cómo no arruinarte con una herencia?

Lawyou — martes, 1 de octubre de 2019

Si no quiere arruinarse con una herencia...

A la pregunta, se responde muy simplemente: no aceptando o aceptándola a beneficio de inventario, si … aunque “salga positiva”, el “beneficiado” tiene recursos para satisfacer la cuota fiscal o tributaria, bien en un solo pago, o fraccionadamente.

En cualquier caso, como todo patrimonio, es preciso identificarlo; esto es, saber de qué esta compuesto (en Derecho hablamos de bienes, derechos, títulos, cargas, deudas, …) lo más exactamente posible. Para la formación de Inventario, que es como se llama ese trabajo, y para el que no hace falta contratar a nadie, aunque es recomendable que participe un abogado o un asesor tributario (llame al 681031637 o envíe un correo electrónico a servicios.lawyou@lawyoulegal.com), basta con pedir información por escrito a la Agencia Tributaria, o a la Hacienda Foral, si la competencia esta transferida (País Vasco y Navarra).

Para ello, solo necesitará adjuntar una copia legitimada del Libro de Familia donde conste su relación de parentesco con el fallecido, y varios originales del certificado literal de la inscripción de defunción.

Es muy importante pedir esa información, por ejemplo, bajo esta fórmula: “e incluso para averiguar si la deben aceptar pura y simplemente o a beneficio de inventario, desea, como acto previo a dicha aceptación, averiguar los bienes tanto muebles como inmuebles dejados por el causante.”

Ya ven que se trata de recabar información, donde crea que se encuentre, sin todavía haber aceptado, por lo que no hay transmisión alguna de derechos hereditarios, y, por tanto, tampoco afectación de bienes propios en el “beneficiado”.

De la información tributaria que reciba, lo habitual es solicitar información complementaria, bajo igual o parecida fórmula a la anterior, a los titulares de los archivos (Registro de la Propiedad, Catastro Rustico o Urbano, Hacienda Provincial o Foral, al Ayuntamiento, al Centro de Información de Riesgos del Banco de España), a los gestores de cuentas bancarias (Bancos o Entidades de Crédito), a los titulares de ASNEF (la de Morosidad), a alguna empresa de Base de Datos profesionales, y a los Registros Generales de los Decanatos de los Juzgados de las Provincias más cercanas a la del lugar del fallecimiento, y/o donde tenga el fallecido una segunda residencia. Las personas tienen algunas manías …

Este trabajo, ya puede entender, es arduo, y largo en el tiempo.

Una vez obtenida la información, podrá cerrar el Inventario, separando entre Activo y Pasivo, entendiendo como Activo, el conjunto de bienes, derechos y títulos; y Pasivo, como cargas, gravámenes, arrendamientos, deudas ordinarias, deudas privilegiadas; y su valoración.

Si la suma total del Pasivo es superior al Activo, parece que lo obvio es no aceptar el patrimonio, y por tanto, no aceptar la herencia, para que no se produzca la comunicación de patrimonios, y quede arruinado o casi. Digo parece porque a veces lo obvio no lo es tanto; para distinguir la oportunidad aquí sí que le merece la pena contar con los servicios de un profesional (llame al 681031637 o envíe un correo electrónico a servicios.lawyou@lawyoulegal.com). Ya sabe … otro se la juega y ya velará porque no se la juegue, ni Usted ni él.

Si la suma de todo el Pasivo no es superior al Activo, parece que lo obvio es aceptar el patrimonio, el beneficio, y, por tanto, la herencia, aunque se produzca la comunicación, “porque algo me quedará”. Aquí también entramos en el proceloso mundo de las puntualizaciones, y el parece se debe a que para que “algo me quede”, debe venderse (“realizarse”) parte o todo de los elementos del Activo, y eso, justo después, o al mismo tiempo, de haber pagado la cuota tributaria a Hacienda. Y esto a veces no resulta fácil poderlo hacer, porque la cuota tributaria se paga con bienes propios del “beneficiado”.

Por eso, al resultado de la resta (recuerde Pasivo menos Activo) es aconsejable adicionar, virtualmente, el impacto tributario de la cuota tributaria hipotética a pagar, y la posibilidad de su aplazamiento o fraccionamiento, justo para saber si debe aceptar o no recibir el patrimonio o herencia. Y aquí también es muy recomendable contar con los servicios de un profesional (llame al 681031637 o envíe un correo electrónico a servicios.lawyou@lawyoulegal.com). Como le he dicho antes … Ya sabe … otro se la juega y ya velará porque no se la juegue, ni Usted ni él.

Ya sabe, para no arruinarse, no es necesario rechazar el patrimonio sino averiguar hasta qué punto es de su interés.

El camino de la Formación de Inventario ya ve, no es sencillo, pero tampoco complejo; puede contar con los servicios de un Gestor Administrativo colegiado, un asesor fiscal con experiencia o un abogado en funciones tributarias (llame al 681031637 o envíe un correo electrónico a servicios.lawyou@lawyoulegal.com).

Otro caso se da, y pasa, cuando el Activo es casi idéntico al Pasivo y no está Usted seguro de si hay más deudas, cargas o gravámenes, porque tampoco se fía del muerto (o de la muerta), teniendo en cuanta su ritmo de vida, lo que se cuenta de sus “pufos”, … La gente, a veces, acierta.

Ante este tipo de situaciones, la Ley ofrece “la solución” de la Aceptación a Beneficio de Inventario, que es expediente judicial, para el que, ahora sí, necesita un abogado (llame al 681031637 o envíe un correo electrónico a servicios.lawyou@lawyoulegal.com), aunque esa Ley no se lo exija. Hágame caso.

Y todo este trabajo lo tiene que realizar antes de seis meses o un año (depende del lugar de fallecimiento, y salvo prórroga), o en treinta días, bien desde que la muerta haya fallecido, o desde que “otro también beneficiado” le requiera a través de Notario para que acepte, repudie o acepte a beneficio de inventario.

Mientras que Usted no acepte, o no acepten todos o parte de “los beneficiados” (si son más que sólo Usted), el patrimonio se encuentra yacente. Y eso también ocurre aunque Usted dé de alta una de éstas en Hacienda, por aquello de los IVAs, y demás cuotas que el muerto venía obligado a ingresar. Se lo comento por si lo ha oído en algún lugar… como un bar.

Espero no haberle aburrido.

Javier Segura – Abogado, en Lawyou Abogados – Especialista en Herencias

 

Categorías a las que pertenece este artículo:

Si te ha gustado, comparte este artículo:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *