¿Cobrar consultas? 5 posibles soluciones

Lawyou — martes, 24 de octubre de 2017
5/5 - (1 voto)

El cobro de las consultas proporcionadas por los abogados a los clientes es un tema que adquiere mucha importancia en nuestros días dada la problemática actual.

La consulta es un derecho – deber del abogado mediante la cual se establece contacto entre el profesional de la abogacía y el cliente, con ocasión de facilitarle el asesoramiento jurídico solicitado sobre un determinado asunto de interés.

Las consultas pueden tener el carácter de genuinas o preventivas; las primeras son aquellas en las que el abogado ofrece ayuda con un problema concreto y las segundas son aquellas en las que el abogado ofrece asesoramiento para evitar un problema futuro.

Además, estas consultas que el abogado ofrece al cliente pueden ser puntuales o continuadas, en el sentido de que puede ser una consulta realizada a un cliente habitual o a una persona que acude al bufete por primera vez, como también pueden ser meramente informativas o reales.

Independientemente del carácter de estas consultas, el abogado tiene que ser remunerado por todas ellas debido a la plena atención y dedicación que le brinda al tema en concreto. Por ello, es conveniente, además de necesario, determinar la tarifa aplicable a cada consulta diferenciando cada tarifa unificada según el tipo de consulta e, incluso, facilitando en qué casos podría esa consulta ser gratuita o sometida a particularidad alguna, como puede ser en los casos de consulta a familiares o amigos.

El Despacho LAWYOU considera que, en principio, toda consulta ofrecida por el profesional de la Abogacía debe ser remunerada ya que el cobro es, además de un ingreso obtenido por el Abogado por el servicio prestado al cliente, una forma de dar valor al trabajo y al conocimiento de un abogado.

La consulta, al contrario de lo que se entiende, constituye parte de los honorarios de los abogados, por ello el cobro de esas consultas radica tal importancia.

Queda claro que el cobro de las consultas ofrecidas por el abogado al cliente es un problema que el Abogado tiene que lograr solventar y, para ello, es conveniente determinar las cuantías por consultas a través de tarifas.

Si bien es cierto, este dilema no solo es porque los abogados no disponen de una tarifa por consulta, sino que muchas veces es por el “descaro” del cliente que quiere irse sin pagar porque no considera que sea algo por lo que el abogado deba cobrar.

Es importante destacar que esta labor sí es merecedora de cobro puesto que los abogados invierten tiempo en las consultas que podrían dedicar a otros temas más relevantes o que, incluso, corren más prisa.

Desde LAWYOU facilitamos las formas para proceder a reclamar el pago de las consultas:

  1. Precio unificado. Esta es una de las formas menos populares para reclamar el pago de las consultas que consiste en indicar, mediante un cartel informativo en la sala de espera, el precio unificado de las consultas. Este es un método que solo resulta adecuado en grandes despachos o asesorías.
  2. Solicitud. Para aquellos que se sientan menos intimidados por el cliente, pueden simple y llanamente solicitar el abono de la consulta al finalizar ésta.
  3. Solicitud de pago a posterioriEsta forma de reclamar el pago de las consultas consiste en que, una vez terminada la consulta, el abogado contacta con el cliente para indicarle el abono de la consulta anteriormente realizada. En este método está el inconveniente, que es el “pan de cada día”, de si el cliente paga o no, lo cual es ya otro problema a solventar.
  4. Deducirlo del total. Es habitual la técnica consistente en que, una vez cobrada la consulta, sea ésta deducida del total de los honorarios a pagar por el cliente. De esta manera, el profesional se asegura el cobro de la consulta en caso de que el cliente no continúe con sus servicios.
  5. Delegar. Esta técnica radica en delegar en el secretario del Despacho de abogados en concreto la tarea de reclamar el pago de la consulta realizada a nuestro cliente. Mediante este método, el cliente tiene que pedir cita a nuestro secretario para poder someterse a una consulta con el abogado en cuestión. El secretario será quien gestione las citas y, una vez citado y emplazado el cliente, le indicará el precio de la consulta, evitando así que los clientes presuman que la consulta es gratuita. Desde LAWYOU consideramos que esta es la opción más adecuada para una correcta y eficiente prestación de servicios.

El Despacho LAWYOU es el Despacho de abogados idóneo para facilitar a los abogados la administración del cobro de las consultas proporcionadas por los abogados y la gestión de todos los pagos. Dispone de un amplio abanico de profesionales para garantizar el cobro efectivo de las consultas y asesoramientos realizados por el profesional de la abogacía, ahorrando tiempo, esfuerzo y recursos. LAWYOU garantiza la tranquilidad a los abogados de no tener que preocuparse por impagados.

Categorías a las que pertenece este artículo:

Si te ha gustado, comparte este artículo:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *