Caso de éxito sobre custodia compartida de Maripaz Sa Casado y Maribel Álvarez Rodríguez

Caso de éxito del que se han hecho eco los medios de comunicación.

Lawyou — miércoles, 14 de febrero de 2018

En una entrada anterior publicamos el caso de éxito de nuestras abogadas Maripaz Sa Casado y María Isabel Rodríguez Álvarez.

Por el Juzgado de 1ª Instancia nº 6 de Donostia, se dictó sentencia de divorcio, estableciéndose custodia compartida con un menor de 12 meses, cada 3 semanas, pese a la distancia entre los domicilios de los progenitores, Jerez de la Frontera y Rentería. Asimismo, se determinó que dicha custodia compartida se ejercitaría hasta que el menor tuviera 6 años de edad.

La Audiencia Provincial de Guipúzcoa confirmó la sentencia de instancia entendiendo que procedía su confirmación dado que el Tribunal Supremo había determinado que la guarda y custodia compartida es el régimen de estancias más idóneo.

Contra dicha sentencia se interpuso RECURSO DE CASACION por infracción procesal y Casación, al entender que la sentencia no había velado por el interés del menor, no existiendo motivación en la misma dado que no determinaba por qué dicho régimen de estancias era el más idóneo.

El Tribunal Supremo admitió el RECURSO DE CASACION por infracción procesal y CASACION. Siendo apoyado dicho recurso pro el FISCAL adscrito al TS.

A tal efecto, el TS dictó sentencia entendiendo que procedía CASAR las sentencias a las que aludíamos, en el sentido de que la distancia del domicilio de los progenitores dificulta el ejercicio de la guarda y custodia compartida. Y por ello, anula la sentencia de la AP, atribuyendo la guarda y custodia a la madre, al entender que es la más idónea.

El Tribunal Supremo confirma su doctrina sobre la influencia de la distancia entre las ciudades donde residen cada uno de los progenitores y el régimen de custodia compartida, concluyendo que la distancia entre el País Vasco y Andalucía supondría tener al niño en dos colegios distintos, dos atenciones sanitarias diferentes, y desplazamientos de 1.000 km, cada tres semanas, y ello va en contra del interés del menor. En suma, establece el Tribunal que la sentencia recurrida infringe el artículo 92 del Código Civil, el artículo 9 de la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor y el art. 2 Ley Orgánica 8/2015 de 22 de julio.

El fallo, de 10 de enero de 2018, casa parcialmente la sentencia recurrida y deja sin efecto el sistema de guarda y custodia compartida, atribuyendo la guarda y custodia a la madre del menor. De este modo, el Supremo confirma la doctrina jurisprudencial sobre la influencia de la distancia en la adopción del sistema de custodia compartida, concluyendo que la distancia no solo dificulta sino que hace inviable la adopción del sistema de custodia compartida, dada la distorsión que ello puede provocar y las alteraciones en el régimen de vida del menor, pues, como alega el Ministerio Fiscal, no procede someter al menor a dos colegios distintos, dos atenciones sanitarias diferentes, y desplazamientos de 1.000 km, cada tres semanas, todo lo cual opera en contra del interés del menor, que precisa de un marco estable de referencia, alejado de una existencia nómada.

A través de este link podéis acceder a la sentencia.

Categorías a las que pertenece este artículo:

Si te ha gustado, comparte este artículo:

Comentarios